Ignacio Guli Moreno

Ignacio ‘Guli’ Moreno | Capchase | “Seremos una “one-stop-shop” para construir el sistema operativo financiero de tu startup”

Ignacio “Guli” Moreno es cofundador y reponsable de Plataforma en Capchase, una de esas startups que dejan boquiabierto a cualquiera con sus números. Leas donde leas información sobre Capchase, estará desactualizada, teniendo en cuenta su velocidad.

A pesar de haber sido fundada en 2020, les ha dado a tiempo a contratar 90 empleados en 15 ciudades, levantar varios cientos de millones entre equity y deuda (238 en junio, 103 en julio y seguro que alguna más no publicada) de inversores como QED ventures, Bling Capital, Caffeinated Capital o SciFI, hacer un rebranding, lanzar nuevos productos y hasta lanzar NFTs.

Capchase es una de esas startups de la Spanish Mafia en Estados Unidos, que demuestra que el talento no conoce de fronteras. Guli es parte del equipo fundador de Capchase y hoy conocemos más acerca de su rotundo éxito.

Conozcamos un poco más a Guli:

¿Cómo explicarías lo que hace Capchase a quien aún no lo conozca?

En su esencia, el modelo con el que hemos arrancado es muy sencillo. Adelantamos al presente los futuros ingresos de compañías digitales con ingresos recurrentes (e.g. todas las SaaS) . Nuestra tesis es que estas compañías tienen una caja predecible y que se puede multiplicar si acceden al capital adecuado en el momento adecuado. Nosotros proveemos ese capital de manera no dilutiva. Nuestra misión con este primer producto es poner en piloto automático la financiación.

A lo largo de este año nuestra visión se ha expandido para cubrir más flujos de capital dentro de estas empresas. Queremos poner en piloto automático todo lo que toque un euro en nuestro cliente objetivo.

¿Hasta que punto sois compatibles con el Venture Capital tradicional?

El Venture Capital ha sido una herramienta fundamental en el nacimiento y crecimiento del sector Tech que tenemos hoy en día. No obstante, es una manera extremadamente cara de financiarse. Implica ceder una parte importante de tu proyecto. En el modelos SaaS, donde sabes que vas a tener unos ingresos recurrentes en tu caja en un futuro próximo, da mucha rabia tener que recurrir a una financiación tan cara si puedes traerte al presente esos ingresos futuros para poder crecer con tus propias ventas. Esa es la solución que planteamos desde Capchase.

No nos planteamos como una alternativa pura al Venture Capital, sino más bien como un complemento para poder llegar a tu siguiente ronda con mejores condiciones para evitar dilución innecesaria, y traer a los VCs compañías más maduras y con mayores probabilidades de éxito.

¿Qué tipo de startups se adaptan al producto de Capchase? ¿Podríais financiar “unicornios”?

Nuestra base de clientes es bastante heterogénea en cuanto a fase (algún recién unicornio tenemos). Trabajamos con compañías desde $1M de ARR hasta $90M+ de ARR. Las compañías crecen y evolucionan, pero la necesidad de financiación siempre está ahí – si bien los instrumentos financieros que utilizan van variando. Todavía es pronto para saber cuando una compañía se “gradúa” de soluciones como Capchase, pero parte de nuestro trabajo es también evolucionar nuestra compañía para crecer con ellos y poder ofrecer soluciones hasta IPO. Por ejemplo, Earn – nuestro primer producto de tesorería – está pensado para servir a compañías que acaban de levantar capital y que no necesariamente buscan dinero, sino maneras de sacarle el máximo rendimiento a cada dólar.

¿Cómo comenzó el proyecto y cómo se formó el equipo?

Mi sensación mirando atrás es que el nacimiento de Capchase fue bastante natural. Tres de los cuatro fundadores habíamos trabajado juntos durante tres años en otra startup tecnológica aquí en España. Fue una experiencia increíble, tanto por la gente que conocimos como por todo lo que aprendimos viendo crecer la compañía de pre-revenue a pasada la Seria A. Nos conocíamos bien – nuestras fortalezas, debilidades, y habilidades complementarias. Sabíamos que queríamos construir algo en la intersección entre lo que conocíamos – SaaS – y lo que nos interesaba – Fintech.

En 2020, estábamos todos estudiando o a punto de empezar a estudiar en Harvard, INSEAD y Berkeley, así que la parte más difícil – dejar el trabajo – ya la teníamos hecha. Przemek (el cuarto co-fundador), era compañero de clase de Miguel en HBS. Las situación de la pandemia nos trajo una oportunidad muy especial de meternos en el barro y dedicar mucho tiempo a investigar y construir. Fue un proceso bastante natural, directo – pero también con mucho trabajo y algo de fortuna. Entre abril y junio de 2020 nos movimos muy deprisa. Construimos una versión inicial del producto a la vez que pulíamos la idea con potenciales clientes e inversores. En julio conseguimos nuestro primer cliente y cerramos el primer millón de financiación de Ben Ling (Bling Capital), un conocido de Silicon Valley. A partir de ahí fue un poco efecto “bola de nieve”. El mercado respondió muy rápido y de manera muy positiva, así que pudimos centrar todos nuestros esfuerzos en construir el equipo y el producto.

Por suerte al haber estado en contacto con el sector del emprendimiento en España pudimos construir un equipo talentoso y con unas ganas increíbles en poco tiempo. El equipo es probablemente de lo que más orgulloso estoy – ¡nos lo pasamos fenomenal!

¿Por qué no entra la banca tradicional en este modelo? ¿Pueden competir los neobancos con vosotros?

Los modelos de riesgo de los bancos se rompen frente a startups que queman caja a un ritmo diferente a una Pyme normal y se financian a través de rondas de capital riesgo. La banca tradicional no está preparada para servir de esta manera a startups tecnológicas. Quizás los neobancos podrían competir, pero la gran mayoría de ellos tienen foco consumer.

¿Qué diferencias encuentras entre emprender en España y en Estados Unidos?

La diferencia es grande. Por un lado hay una realidad de mercado, y es que EEUU es un orden de magnitud (al menos) más grande que Europa, y además está unificado en una única cultura, idioma etc. También hay mucho capital y cultura de capital riesgo. Esta realidad es ventajosa a la hora de lanzar un proyecto nuevo. Permite moverse y aprender rápido, y ese efecto se compone en el tiempo, con lo que puedes construir de manera mucho más eficiente. Por otro lado, hay una diferencia de mentalidad. El otro día en una cena nos comentaba un asesor que tenemos mucha suerte de tener el equipo que tenemos en Europa. Nos aseguraba que en EEUU muchos de los compañeros que tenemos serían fundadores de startups, no estarían trabajando para otro (y ojalá algún día lo sean, ¡nos encantaría ser escuela!).

Todavía no tengo claro si es sólo cuestión de tiempo que en Europa lleguemos al nivel de emprendimiento Americano, o si es algo tan estructural, tan propio de la cultura Americana que no ocurrirá nunca. De todas maneras, no es necesariamente algo malo. Europa tiene otras virtudes, y en un mundo globalizado existen soluciones híbridas como la nuestra. En general creo que nuestro modelo, una empresa Americana con sedes en Europa es un buen equilibrio. El talento que hay aquí es descomunal, y hay muchas ganas por construir productos innovadores. 

¿Qué objetivos os planteáis en el medio plazo? ¿Qué mercados tenéis como objetivo?

Tenemos objetivos ambiciosos. Queremos seguir expandiendo nuestra línea de productos para pasar de ser un producto de financiación pura hacia una plataforma para gestionar las operaciones financieras de cualquier startup de ingreso recurrente. Esto tiene muchos esfuerzos de investigación, de Producto, de tecnología. A la vez, queremos seguir creciendo en EEUU y consolidándonos por Europa. 

¿Cómo te ves a ti mismo y a Capchase en 3 años?

Empiezo por Capchase, que es más fácil. Nuestra visión es ser la plataforma que automatice todos los procesos que toquen un dólar en cualquier empresa de ingresos recurrentes. Una especie de “one-stop-shop” para construir el sistema operativo financiero de tu startup. Queremos seguir cubriendo la financiación, pero también tesorería, gestión de ingresos y gastos, procesamiento de gastos… Es un proyecto ambicioso, pero creemos que tenemos el equipo para lograrlo.

A mi personalmente me gustaría seguir en Producto. Es mi pasión absoluta, cuando no estoy ocupado con Capchase (que a día de hoy es muy raro) estoy construyendo mis extensiones de Chrome o pequeños side-projects. El mundo digital es una maravilla, lo que se puede hacer hoy en día con un ordenador y una conexión a internet era impensable hace solo 5-10 años. Ya no existen casi barreras en lo que puedes construir. No hace falta ni hardware.

Nosotros siempre contamos que para levantar el primer millón en financiación nos gastamos $15 – para una cuenta en Heroku y otra de Github. Me encantaría crear escuela aquí en España, creo que hay pasión por construir y si puedo ayudar en allanar el camino para que jóvenes con talento lo tengan más fácil me gustaría hacerlo.

Un emprendedor al que admires ¿Por qué?

A nivel Producto quizás Brian Norgard o Sergio Álvarez Leiva – creo que los dos tienen una filosofía muy pura de cómo construir productos digitales. Pero de forma más general querría destacar a Miguel Carranza. Es un profundo conocedor del mundo startup, lleva bastante tiempo en Silicon Valley. Sólo he hablado con él una o dos veces (al inicio de Capchase, seguro que él ni se acuerda) pero creo que, además de estar montando un producto excepcional, hace las cosas con una sencillez y un sentido común que me parece bastante especial. Muy alejado del “BS” que tanto vemos en este sector y en Twitter. Recomendaría seguirle.

Artículo anterior

Artículo siguiente

Artículos relacionados

Únete a +2K emprendedores e inversores en España

La newsletter semanal del Oasis con contenido exclusivo para la comunidad