Cómo internacionalizar con éxito un producto

Llevo cerca de 10 años trabajando en la internacionalización de diferentes empresas y si bien no hay una fórmula mágica que se pueda aplicar a todas, hay ciertos factores a tener en cuenta que pueden ayudarnos.

Para entender mejor estos factores, voy a utilizar el ejemplo de Pixpay, la empresa en la que trabajo actualmente, y que está presente en Francia, España y próximamente lo estará en Italia.

Pixpay propone una tarjeta de pago para niños a partir de 10 años y dos aplicaciones de gestión presupuestaria asociadas a la tarjeta, una para los niños y otra para los padres. A día de hoy Pixpay cuenta con más de 200 000 usuarios en Europa.

Analiza tu producto o servicio

Antes de internacionalizar tu empresa es importante analizar la capacidad de adaptación que tiene tu producto o servicio y entender los recursos que vas a necesitar. No tiene nada que ver la internacionalización de un marketplace, una aplicación o una marca de ropa con tiendas físicas.

En el caso de Pixpay el producto es relativamente fácil de adaptar ya que estamos hablando de una aplicación. Además, tomamos la decisión de proponer el mismo producto en todos los países ya que consideramos que las necesidades de todos los padres europeos respecto a la educación financiera de sus hijos son las mismas. Todos quieren enseñar a sus hijos a gestionar mejor su dinero y a ahorrar.

Esto quiere decir que seas del país que seas, si pides una tarjeta Pixpay tanto la tarjeta como la aplicación asociada será exactamente la misma. Lo único que cambiará será el idioma. La decisión de no crear funcionalidades adaptadas a cada país nos ha permitido, por un lado, adaptar el producto en muy poco tiempo ya que solo hemos tenido que traducir la aplicación y , por el otro, no tener que ampliar nuestro equipo de desarrollo.

Estudia la situación del país en el que te quieres lanzar

Una vez has decidido que quieres lanzar tu producto al mercado internacional necesitas saber por dónde empezar. ¿Vas a lanzarte en varios países al mismo tiempo? ¿Por cuál empezar? Analizar la situación del país o países potenciales puede parecer obvio, pero es esencial y prioritario. ¿Tienes derecho legal a lanzar tu producto en ese país? ¿Cuáles son las restricciones que te imponen? ¿Cuál es su situación económica? ¿Cuántos clientes potenciales tiene ese nuevo mercado?

En el caso de Pixpay decidimos empezar nuestra internacionalización por el mercado español por varias razones:

  • Es un mercado maduro para las fintech pero sin ninguna enfocada en niños.
  • Es un mercado prometedor con alrededor de 5 millones de adolescentes pe[2] ro la gran mayoría no posee una tarjeta de pago.
  • Al igual que en Francia, nuestro mercado de origen, las necesidades de las familias españolas de disponer de soluciones de pago digital son ya una realidad. Los adolescentes ya hacen sus compras online y muchas familias están digitalizadas y buscan garantizar la seguridad del dinero de sus hijos en todo momento.

Invierte en el equipo

El equipo siempre es esencial para el éxito de un proyecto, y más cuando hablamos de una fase tan importante como la internacionalización. Mi recomendación es que las primeras personas que contrates para la fase de desarrollo tengan un espíritu emprendedor, experiencia y una buena capacidad para adaptarse a los cambios.

Además, hay que tener en cuenta que lanzarse en un nuevo país no solo implica contratar a gente para su desarrollo sino también un cambio importante para el equipo que ya forma parte de la plantilla, por eso es importante preparar a todo el mundo para esta nueva fase.

¿Cuál va a ser el idioma común para comunicarse? ¿Qué implicaciones va a tener estar presente en otros países? Prepara al resto de la empresa a estar abierto a otra manera de trabajar y a pensar con una visión más internacional.

En Pixpay por el momento trabajamos todos juntos en las mismas oficinas en París, lo que ha facilitado la comunicación y la integración entre los equipos. Nuestros equipos están organizados por competencias que se ocupan de todos los países (Growth, Partnerships, UX…) exceptuando los equipos de Servicio de Atención al Cliente y comunicación, que están divididos por países por una necesidad cultural y de idioma.

Haz una hoja de ruta

Expandir tu producto o servició a otro país va a ser un gran reto que una vez superado te facilitará el camino a la hora de lanzarte a otros países en el futuro. Apunta todo, tanto lo que repetirías como lo que no volverías a hacer, para evitar cometer los mismos errores y optimizar tu proceso de internacionalización.

Siempre hay algo que mejorar y desde Pixpay lo sabemos bien, ya sea con la anticipación, la organización, los procesos de creación de contenido o los timings para contratar a las personas necesarias.

Ten en cuenta todos los beneficios

Para terminar me gustaría recordarte los numerosos beneficios que tiene la internacionalización: economías de escala, aumento de clientes potenciales, enriquecimiento profesional y personal… Desde Pixpay creemos que las ventajas de estar en varios países son innumerables y por ello vamos a seguir trabajando para seguir creciendo y poder proponer la tarjeta Pixpay a todos los padres de Europa.

Artículo anterior

Artículo siguiente

Artículos relacionados

Únete a +2K emprendedores e inversores en España

La newsletter semanal del Oasis con contenido exclusivo para la comunidad