Mario Brassesco

Mario Brassesco | Encomenda | «Mi objetivo en los próximos meses es iniciar una nueva etapa desde el lado Startup»

Mario Brassesco es una de las caras «junior» más conocidas dentro del Venture Capital en España. No en vano, lleva más de 5 años en Encomenda Smart Capital y es un habitual dentro de los eventos del ecosistema. Antes de Encomenda, Mario pasó por las aceleradoras Intelectium y Conector, por lo que son ya 7 años en lo más profundo del ecosistema.

Ahora, se encuentra en un momento muy interesante: es su transición como Investment Manager (o Venture Partner según nos explicará) hacia emprendedor. Hemos hablado con él acerca de su experiencia estos años y su futuro al otro lado de la mesa. Por si quieres profundizar en su visión inversora, hace unas semanas hablaba sobre cómo analizan los fondos de Venture Capital oportunidades de inversión en Aprendo VC.

Conozcamos un poco más a Mario:

¿Cómo explicarías lo que hace Encomenda a quien aún no lo conozca? 

Encomenda es uno de los venture capital o fondos de capital riesgo más activos en España en la etapa early-seed y seed.

Nos consideramos un Super Angel Fund, ya que a pesar de ser un fondo (tenemos el dinero, el equipo, la capacidad de hacer inversiones de seguimiento, etc. de un VC) tenemos una filosofía muy parecida a la de un business angel: invertimos en etapas muy tempranas, siendo en la mayoría de ocasiones los primeros inversores profesionales en la startup, y con poca burocracia y mucha cercanía y transparencia. Eso nos ha permitido invertir en 40 startups desde que empezamos a hacerlo en enero de 2018, siendo así uno de los fondos que ha invertido en más compañías en los últimos años. 

¿Cuál es tu rol en Encomenda? ¿De qué estás más orgulloso en estos últimos 5 años? 

Hasta hace unos días, era el responsable de analizar los proyectos que recibimos, contactar con emprendedores, ver qué proyectos podrían encajar más en nuestra tesis de inversión y generar oportunidades de inversión a través de contenido (ejemplo de ello es el Encomenda Community), asistencia a eventos, mentoring en aceleradoras e incubadoras, etc. 

Actualmente, participo en el fondo desde un rol más externo (Venture Partner como lo llaman algunos, aunque no me gustan mucho los títulos), y apoyo a algunas de las startups del portfolio. Mi objetivo en los próximos meses es iniciar una nueva etapa desde el lado startup (aunque todavía está todo por definir), pero seguir apoyando a la que ha sido mi casa durante los últimos 5 años.

Respecto a lo de sentirse orgulloso, hay veces que das algún consejo a algún emprendedor (siempre desde la humildad, ya que a veces nos equivocamos más de lo que acertamos), y pasado un tiempo ves cómo a ese emprendedor las cosas le van mejor gracias a ese pequeño consejo. No significa nada, ya que el mérito aquí es 100% del emprendedor, pero a veces ciertas palabras encienden una chispa que luego generan un gran impacto. Es probablemente lo que más me gusta de este trabajo.

¿Qué valoras más de una startup para medir su potencial?

El equipo. Sin lugar a dudas, es el factor que marca la diferencia. He visto equipos increíbles remontar proyectos cuya idea inicial tenía varias carencias, o conseguir ciertos hitos que pensaba que iban a ser casi imposibles. Y dentro del equipo, si hay un factor que considero clave, es la capacidad de atraer talento. Aquello de «ser el más tonto de la mesa» es cierto. Diría que hay una correlación directa entre lo bien que va una compañía y su habilidad para crear un ecosistema de talento alrededor. 

Una vez escuché que los mejores emprendedores son «cazadores de recursos», siendo estos recursos (1) talento, (2) clientes y (3) inversión. Me parece que tanto la frase como el orden de esos factores es bastante coherente.

¿Qué sectores te parecen más atractivos a la hora de invertir actualmente?

Aquellos donde hay una mayor capacidad de cambiar la vida de las personas. ¿Cuáles son aquellos elementos de nuestro día a día que tienen más impacto en nosotros? Probablemente hablemos de la salud, la educación, la forma en cómo gestionamos nuestro dinero, cómo trabajamos… Creo que ahí hay mucho espacio para seguir innovando y crear proyectos que además de ser muy rentables para emprendedores e inversores generan un gran valor en la sociedad. 

Por otro lado, creo que toda la tecnología blockchain va a abrir muchas oportunidades para generar disrupciones en varias industrias. Lo hemos visto en las finanzas personales, crypto, gaming…, pero creo que también puede aplicar a esos elementos que indicaba previamente. ¡Vienen unos años apasionantes la verdad!

¿Cómo has visto la evolución del sector en todos estos años? ¿Hasta dónde llegaremos?

Es verdad que en este sector soy apenas un cachorro, aunque llevo en él 7 años (cuando empecé todavía no existía Glovo, por poner contexto). Es una industria que ha sido relativamente pequeña, pero que está creciendo a un ritmo espectacular. Cada vez hay más talento, tanto por parte de emprendedores como de inversores. Entran caras nuevas con muchísima energía, así que nadie puede relajarse porque hay mucha hambre por conseguir buenos resultados. 

Creo que si somos capaces de sacarnos algunos complejos, pensar a lo grande y ayudarnos más entre nosotros nos deparan años muy positivos en el mundo tecnológico. En materia de legislación, política, etc., tiene que haber unos consensos para ponérselo más fácil a inversores y sobre todo a los emprendedores. La Startup Nation no se dice, se hace. Creo que podemos convertirnos en un polo tecnológico interesante a nivel global, que actúe como nexo de Latam, Europa y, por qué no, África (esta última todavía por explotar). 

Un emprendedor al que admires ¿Por qué?

Durante estos años he tenido la tremenda suerte de conocer a emprendedores espectaculares. Desde Carlos Blanco, con el que tengo la suerte de trabajar en Encomenda, como otros con los que he coincidido en esta aventura como Oscar Pierre (Glovo), Albert Bosch (Housfy), Andrés y Sergi (Colvin)… A decir verdad, he de admitir que siempre que hablo con un emprendedor tengo un sentimiento de admiración hacia esa persona, por la valentía, las ganas, la capacidad de arriesgarse… Este sector solo es posible gracias a ellos. 

Ahora bien, si me haces escoger a un solo emprendedor, lo tengo claro: mi padre. Vino de Argentina, con una mano delante y otra detrás, y creó con el apoyo de mi madre y otros conocidos un centro de fertilidad (CIRH) que ha ayudado a miles de parejas a poder cumplir su sueño de tener un hijo. A eso me refiero con un proyecto atractivo: no solamente una compañía que ha generado mucho valor económico, sino también un valor humano. Parece una respuesta muy cliché, pero verdaderamente lo siento. Aunque no sea muy digital, para mi es el gran referente que tengo.

¿Te ves fundando tu propia startup? ¿En qué sector y con qué modelo de negocio te sentirías más cómodo?

Mi objetivo de formar parte de Encomenda hace 5 años fue aprender de los mejores emprendedores e inversores (Oriol, Carlos, Miguel…) para dar el salto a emprender cuando llegase el momento. Me veo totalmente creando mi propia startup en un futuro, si bien no descarto seguir invirtiendo como Business Angel en algunas compañías digitales de forma puntual (he invertido en algo menos de 10 startups) y mentorizando algún proyecto. Creo que es la manera de devolver a este sector lo mucho que me ha dado. 

Respecto al sector y modelo de negocio, no lo sé. Sí que tengo claro que quiero que sea un proyecto que nos ayude a todos a tener una vida más plena. Pienso que un proyecto con una visión potente ayuda mucho a estar cada día al 300%, a atraer talento, a convencer inversores, a sentir que esto no solo va de generar dinero, sino de generar impacto. 

Estos próximos días estaré viajando un poco para coger perspectiva, descansar y disfrutar de nuevos lugares (con el covid hace tiempo que no salgo de España lamentablemente).

¿Cómo formarías el dream team ideal en tu startup?

Haciendo un símil con el mundo del fútbol, dependiendo mucho del tipo de juego al que quieras jugar. Cada tipo de club requiere de unos jugadores muy diferentes. Los equipos tienen que estar compensados, equilibrados, la historia ha demostrado que tienes que tener las principales posiciones cubiertas según tu estilo (más de contraataque, más posicional…). Lo mismo ocurre en una startup, dependerá mucho de la compañía que vayas a crear.

Lo que sí que tengo claro es que será gente con la que comparta una serie de valores, visión futura de la compañía… y a ser posible con la que pueda compartir unas birras después de la jornada laboral. Al fin y al cabo (y esto a veces se nos olvida), esto va de personas y se trata de trabajar no solamente de forma eficaz y eficiente, sino también feliz.

Artículo anterior

Artículo siguiente

Artículos relacionados

Únete a +2K emprendedores e inversores en España

La newsletter semanal del Oasis con contenido exclusivo para la comunidad