Sponsors:

Toaster

En este Desde Dentro, nos metemos hasta la cocina de Toaster, un marketplace dónde venden muebles producidos por pequeños talleres de artesanos.

Toaster tiene muy claro que para tener éxito tiene que hacer dos cosas: potenciar a los artesanos y cuidar el planeta. Julio Vilalta, Co-founder de Toaster, nos lo cuenta Desde Dentro.

Para quien aún no os conozca ¿Qué ofrece Toaster al mundo?

Toaster surgió con la idea de dar nombre, voz y visibilidad a los artesanos que trabajan con pasión y talento. Personas que se esfuerzan cada día en subrayar el arte de la palabra artesanía. Queremos romper la frivolidad de una página web llena de productos y precios, queremos mostrar el talento que hay detrás de cada pieza, la historia y la inspiración que ha llevado a ese diseño único a existir.  Así nació Toaster, una plataforma de impulso al diseño emergente, un lugar donde encontrar a los mejores artesanos, conocer su historia, entender sus procesos y adquirir sus exclusivos diseños. Es también la solución a los problemas que se encontraban estos emprendedores del arte; una plataforma online donde presentarse al mundo, un equipo que se ocupe de promoverlos por toda España y Europa y un sistema logístico que los haga llegar allá donde se lo pidan. Por otro lado, dar la capacidad a los clientes de encontrar diseños que nunca antes habían visto, ver las diferentes personalidades que muestran los artesanos en sus diseños, entender cómo y dónde lo han hecho, estar al día de las novedades y tendencias de artesanía y sentir que tienen en sus manos algo único.

¿Qué significa ser una empresa Net-zero y qué implicaciones tiene?

Nos sorprendió mucho cuando descubrimos que la industria del mobiliario es una de las que más contaminan. Son más de 10 millones toneladas de Co2 emitidas a la atmósfera en concepto de desperdicio de materiales y muebles desechados. Desde que empezamos, supimos que teníamos que hacer del diseño, algo sostenible, como factor diferenciador y como modelo de cambio. En junio 2021, nos aliamos con Co2 Revolution, una empresa dedicada a las acciones medioambientales de reforestación y de cuidado de la biodiversidad. Ellos son los que nos ayudan, a través de sus diferentes proyectos, a conseguir ser una empresa Net-Zero. Nosotros compensamos mensualmente el 100% de nuestra huella de carbono. Es decir, cualquier actividad, desde la producción hasta la postventa, que genere desechos o Co2 a la atmósfera, Toaster lo compensa a través de acciones de reforestación en los diferentes bosques de España afectados por los incendios de los últimos 5 veranos.

La metodología se basa en primera auditoría para entender los puntos donde Toaster puede generar desecho o contaminación. A partir de allí se genera una calculadora de Co2 para poder medir la compensación de manera sencilla a través del volumen de pedidos. Nosotros vemos la calculadora como un reto. Dentro del proceso de selección de Toaster, la sostenibilidad cobra un papel vital. Tratamos siempre que todos los artesanos trabajen con materiales reciclados, maderas certificadas o procesos sostenibles. Si no lo hacen, tratamos de ayudarles para que puedan acceder a los proveedores de madera FSC o a limitar los desechos mediante enviarlos a otros artesanos dentro de Toaster, de esta manera fomentar una economía circular interna. Por otro lado, en nuestro proceso de envío colaboramos con empresas no contaminantes, reduciendo el Co2 y el desecho que posteriormente compensamos en los proyectos con Co2 Revolution.

A nivel estratégico, cuando iniciamos el proyecto Net-Zero, nadie sabia qué significaba ni lo que implicaba. El concepto Net-Zero no estaba trabajado en la mente del consumidor ni stakeholders. Poco a poco ha ido cobrando importancia, hasta el punto donde grandes empresas como Google (Net-Zero 2030) o organizaciones como la UE (2050 Net-Zero Commitment) ya están en proceso de convertirse y hablar abiertamente de lo que es ser Net-Zero. Crezcamos lo que crezcamos y pase lo que pase, nosotros siempre mantendremos la mentalidad y compromiso Net-Zero, al fin y al cabo, la tierra es la fuente primaria y principal de los diseños de Toaster, nuestro deber es cuidarla.

¿Cómo estáis escalando Toaster, sabiendo que vuestros productos son artesanos?

La escalabilidad de Toaster ha sido un reto que siempre tuvimos en la cabeza. Escalar un producto hecho por un taller emergente, normalmente formado por no más de 2 personas, es complicado. Sin embargo, lo afrontamos con 2 soluciones que nos han permitido empezar a escalar el proyecto desde abril de 2022

Primero fue el lanzamiento de nuestro software propio (Dpak by Toaster). Fue algo que construimos antes de lanzar Toaster al mercado. El software se basa en una plataforma que recoge los pedidos y los reparte entre los artesanos pertinentes. Estos pueden acceder y revisar sus pedidos pendientes. Son ellos que marcan cuando creen que lo tendrán preparado, mandando automáticamente una notificación al cliente con la fecha estimada de entrega. Una vez tienen el pedido listo, lo marcan y se avisa automáticamente a uno de nuestros 3 partners logísticos para que lo entreguen al cliente. El Dpak nos ayuda en la gestión de los pedidos del día a día, evitar la saturación, gestionar el trato con el cliente y afrontar el aumento del número de artesanos y pedidos sin problema.

Por otro lado, desde Toaster siempre hemos dicho que la idea no va de productos, sino de personas. Toaster crece cuando su base de artesanos aumenta. Iniciamos 2022 con 9 artesanos y a día de hoy somos 26 y con 3 más por entrar de aquí a finales de octubre. El aumento de la oferta, la estrategia orgánica y la ayuda del Dpak nos permite escalar sin problemas. Desde abril 2022, Toaster empezó a aceptar proyectos B2B, iniciar colaboraciones con tiendas y marcas del sector y abrirse en mercados como Francia, a través de nuestra propia operativa, y Reino Unido, mediante un partner externo. Todo ello manteniendo una capacidad límite clara dentro de nuestro portfolio de artesanos y pudiendo gestionar la operativa estratégica sin tener que estar al 100% pendiente de la diaria.

¿Qué destacarías del equipo que compone Toaster?

El equipo lo formamos Santi y yo. Somos 2 personas muy distintas, Santi es de las personas más inteligentes que he conocido nunca, su cabeza es muy operativa, llena de ideas de mejora y capacidad de gestión. Es de esas personas que vienen con una idea de esas que crees que es imposible, algo que yo apuntaría en “Cosas increíbles que no pasaran nunca en Toaster”. Al cabo de 1 semana trae el modelo construido y listo para implementar; ha hablado con 10 expertos, montado un modelo operativo y contratado un freelancer para implementarlo. Por mi parte, me definiría como creativo y comercial, siempre con ideas nuevas en la cabeza que sacan de quicio a Santi. Sin embargo, los 2 nos complementamos muy bien. Si hay algo en lo que nos parecemos es en nuestra capacidad de esfuerzo, motivación y constancia, algo que siempre decimos que es el secreto del éxito.

¿Qué hitos ha conseguido Toaster hasta el momento?

Creemos que el hito más grande de Toaster ha sido conseguir crecer de manera orgánica y rentable desde que nació, ya que ese fue el objetivo desde su inicio. A su vez, lo que más nos llena es haber visto a más de 30 artesanos, a lo largo de nuestra corta historia, llegar al mundo online, vender sus primeros productos fuera de su barrio y mejorar sus capacidades de producción y diseño, y todo ello gracias a Toaster.

A día de hoy miramos atrás y vemos esa pequeña idea de hacer una web y vender artículos de unos amigos que fabricaban artesanalmente, convertida en una plataforma con cara y ojos, presente en más de 20 tiendas y estudios de toda España, vendiendo recurrentemente en 3 países y hablando con las marcas más grandes del sector, simplemente no nos lo creemos ya que nuestra mentalidad sigue siendo el pensar que somos unos “pringadetes” del sector, y creo que allí está la clave.

¿Cuál fue el momento clave para el despegue de Toaster?

Yo creo que Toaster ha seguido una estrategia orgánica. No hemos tenido inversión externa, es una de esas ideas que se lanzó mientras Santi y yo estábamos trabajando en consultoría, y empezó a funcionar y coger track. Decidimos mantener esta estrategia interna de ir poco a poco, sin prisas y creciendo de manera natural, manteniendo la rentabilidad como objetivo desde el minuto 1. Esto nos ha permitido entender mejor cómo funciona el mercado, conocer a nuestros clientes, saber valorar las oportunidades y controlar el gasto de manera eficiente.  Además, conocer a cada artesano, sus límites, su forma de trabajar, errores, proezas… etc. Todo ello sin saturarlos con pedidos y con la capacidad de adaptarse a un comercio online y una forma de trabajar que muchos no conocían, ayudándoles siempre que sea posible a aumentar su capacidad mediante herramientas, maquinaria, personal, embalaje, externalización logística…etc.

Si hay un momento que creemos que fue clave fue la entrada de 4 nuevos artesanos en marzo de este año. Ese hecho, nos llevó a entender que estábamos preparados para afrontar más riesgo e iniciar la cuesta del crecimiento. Los cuatro artesanos culminaron un portfolio muy completo y, a su vez, bajaron el precio medio del mismo, haciéndolo más accesible a nuevos clientes potenciales. Fue entonces cuando nos encontramos con nuestros primeros best Sellers, varios productos que, comparados con nuestro track anterior, se vendían a diario. A partir de allí vimos que nuestra operativa estaba lista para eso y mucho más, al mismo tiempo que nos surgieron oportunidades de negocio nuevas mediante partnerships o nuestros primeros contratos B2B. En abril de 2022 hicimos un x4 en ventas, 50% gracias a nuestro aumento de venta y el otro 50% a un proyecto B2B recurrente. Fue entonces cuando dibujamos nuestra estrategia de apertura en Francia e iniciamos una colaboración con una conocida marca de muebles a nivel mundial que nos ha ayudado mucho a generar venta recurrente e imagen de marca a su vez.

¿Cuál ha sido la anécdota más graciosa desde su fundación?

La verdad es que anécdotas no faltan. Creo con la que más cariño recordamos tiene que ver con nuestros primeros contactos con la familia artesana. Santi y yo visitamos todos los talleres de Toaster. Alucinábamos y seguimos sorprendiéndonos con las distintas personalidades y maneras de trabajar de cada estudio emergente. Sin embargo, al principio entendíamos más bien poco sobre materiales, calidades, resinas, barnices y demás. Los artesanos demostraban una gran pasión al enseñártelo; era divertido ver nuestras caras cuando nos hacían comprobar la calidad de los distintos materiales sin nosotros tener ni idea de lo que eran. Hubo bastantes fallos y “saltos a la piscina” del estilo de “Que buena esta madera de castaño” y resultaba ser de pino.

¿Qué quiere conseguir Toaster en los próximos 6 meses?

El roadmap de Toaster marca un cierre de 2022 con 35 artesanos en su haber. Continuar ampliando el abanico de talento e innovación para poder posicionarnos como referencia en el mundo del diseño artesanal. Además, a nivel P&L, mantener el EBITDA positivo de Toaster y hacerlo crecer todo lo posible.

Por otro lado, queremos trabajar en mejorar nuestra ayuda al pequeño artesano y en el desarrollo de la comunidad de Toaster, al fin y al cabo, ellos son el centro de todo. Estamos trabajando en generar más contenido sobre los artesanos; haciendo entrevistas, presentaciones, organizando pop-ups, eventos y mucho más de cara a diciembre 2022.

A nivel estratégico, seguir trabajando nuestra entrada en Francia y el Reino Unido, dos países que han mostrado mucho interés en Toaster y su propuesta de valor.

Artículo anterior

Artículo siguiente

Artículos relacionados

Únete a +2K emprendedores e inversores en España

La newsletter semanal del Oasis con contenido exclusivo para la comunidad