Sponsors:

Jose del Barrio Founder Samaipata

José del Barrio | Samaipata

José del Barrio es Founding Partner de Samaipata, uno de los Venture Capital españoles referentes en Europa. José es, además, uno de los pocos inversores en España que puede presumir de haber hecho un exit de €80M.

Antes de fundar Samaipata e invertir en startups como Colvin, Ontruck o Deporvillage, José del Barrio fue uno de los fundadores de la plataforma de delivery La Nevera Roja, que fue adquirida por €80M por Rocket Internet en 2015. Desde entonces, lidera Samaipata, que a finales de 2021 anunciaba su segundo fondo de €107M para invertir por todo Europa.

Hace unas semanas, participaba en nuestra Escuela Abierta dándonos 10 consejos para convertir el consejo de tu startup en un arma secreta .

Conozcamos un poco más a José del Barrio:

¿Cómo explicarías lo que hace Samaipata a quien aún no lo conozca?

Samaipata es un fondo de venture capital paneuropeo que invierte en negocios digitales en fases tempranas. Nos consideramos una startup cuya propuesta de valor es proporcionar capital y soporte a nuestras participadas y retornos a nuestros inversores. Por un lado, invertimos tickets iniciales de entre 0,5 y 3 millones de euros y hasta 15 millones en total por compañía. Además, somos una lanzadera excelente para levantar futuras rondas con inversores de primer nivel a nivel global que ya han invertido en nuestro portfolio. Por otro lado, ofrecemos soporte de calidad a nuestras participadas a través de nuestra experiencia emprendiendo e invirtiendo y de nuestra plataforma, The Hive, que da acceso a una red de operating partners muy experimentados y que bajan al detalle con nuestras participadas, entre otras ventajas. 

¿Qué hace único a Samaipata?

Nos diferenciamos en varios aspectos relevantes. Por un lado el enfoque internacional. Nuestro objetivo es invertir en compañías con el potencial de convertirse en líderes a escala continental o global. Por ello, vemos fundamental tener un enfoque paneuropeo que nos permite extraer sinergias a través de las distintas regiones, especializarnos y ser buenos compañeros de viaje para startups locales con ambición de internacionalización.

Por otro lado, la especialización en modelos con el potencial de generar efectos de red a escala nos diferencia de muchos fondos early stage con tesis muy generalistas. Si bien nuestra tesis es amplia, tenemos mucha experiencia y marca alrededor de proyectos que comparten esta visión. Esto nos permite ser más selectivos y atraer oportunidades relacionadas con los efectos de red.

Finalmente, creemos que tenemos una plataforma puntera a nivel europeo. Es un área que los emprendedores valoran de forma muy positiva y que puede tener un impacto real en los ratios de éxito de los proyectos. Sin embargo es una función aún poco consolidada en los VC en España. Una plataforma de calidad no se construye de la noche a la mañana y es un proyecto costoso que requiere un cierto tamaño de activos bajo gestión para ser viable. No hay tantos fondos que combinen esa masa crítica necesaria con una especialización en etapas tempranas. 

¿Qué industrias te parecen más atractivas actualmente?

Si miramos a nuestras inversiones recientes encontramos varias tendencias interesantes por las que estamos apostando. Hemos invertido recientemente en compañías que se apalancan en la inteligencia artificial para hacer procesos más escalables en sectores tradicionales como la odontología en el caso de Allisone.

Hemos hecho varias inversiones en proyectos de proptech, donde creemos que aún hay un potencial enorme de reinventar el status quo a través de la digitalización, por ejemplo Vivla o PropHero. La sostenibilidad es otra tendencia que capitalizan proyectos como Retraced y otros que anunciaremos pronto. Y finalmente, Komon y Veremark utilizan blockchain en sus propuestas de valor de forma muy útil.

¿Qué imagen crees que tiene el emprendimiento español desde el exterior?

España es uno de los mercados más de moda en Europa. El ecosistema ha alcanzado un punto de inflexión en cuanto a madurez en los últimos años. El país derrocha talento, llevamos décadas exportando emprendedores y profesionales de primer nivel a Estados Unidos y ahora las nuevas hornadas de fundadores tienen acceso a recursos y oportunidades sin salir de España impensables hace una década.

Tenemos cosechas de startups muy potentes en los últimos años de los que saldrán muchos unicornios y lo que es más importante, creación de valor, empleo, conocimiento y experiencia para el sector tecnológico español.

Pero siempre se puede mejorar. Creemos que en España aún no hemos desterrado por completo un cierto conservadurismo o falta de ambición a la hora de plantear proyectos, fruto de décadas arrastrando un ecosistema poco desarrollado. Hoy en día, un emprendedor español tiene un acceso a capital, talento y conocimiento comparable a nuestros vecinos europeos con el que plantear un proyecto con ambición global.

¿Qué valoras más de una startup para medir su potencial?

Los inversores generalmente analizamos aspectos muy parecidos pero probablemente los ponderamos de manera diferente fruto de nuestras experiencias inversoras. En etapas tempranas el equipo es fundamental y nosotros valoramos mucho la experiencia.

La resiliencia, la capacidad de atraer talento, haber aprendido ya de muchos errores y saber un secreto sobre un mercado son activos clave para una startup y se alimentan fundamentalmente de la experiencia. La ambición también es fundamental, tenemos que respaldar emprendedores que apunten muy alto, donde otros ni se plantean llegar.

En cuanto al negocio miramos muchos aspectos, pero la tracción vale más que mil palabras y análisis, por pequeña que sea. Los inversores podemos elucubrar durante horas sobre modelos de negocio, pero a menudo la tracción nos pone en nuestro lugar, tanto cuando invertimos como cuando descartamos. También miramos de cerca y hemos sido disciplinados con la eficiencia en capital y los unit economics. Esto está siendo algo muy positivo mirando a nuestro portfolio ahora que el mercado ha cambiado sus prioridades.

¿Crees que un buen inversor tiene que haber emprendido antes?

Ser un buen inversor es muy difícil. Simplificando mucho, hay que ser capaz de levantar capital, originar oportunidades, elegir bien, ser elegido y apoyar a las participadas. Ningún CV reúne todas las habilidades de fábrica y hay inversores muy exitosos con trayectorias muy diferentes, algunos emprendedores, otros no.

Sí creo que el haber emprendido antes aporta un conocimiento y experiencia que difícilmente se pueden adquirir de otra manera. Los emprendedores reconocen esto y lo valoran mucho. Ser un buen emprendedor no te convierte automáticamente en un buen inversor pero personalmente creo que es el mejor punto de partida.

Un emprendedor al que admires ¿Por qué?

Brian Chesky, fundador y CEO de Airbnb. Ha conseguido construir una de las empresas tecnológicas más valiosas del mundo con una cultura y valores envidiables. 

¿Te ves fundando una startup de nuevo?

Considero que Samaipata es mi segunda startup. Somos una gestora joven y afrontamos cada nuevo gran proyecto que iniciamos (por ejemplo un nuevo fondo, un nuevo país) como un emprendimiento. Por lo que sigo disfrutando de la adrenalina emprendedora en mi día a día. Aún así para nada descarto fundar otra startup en el futuro.

Artículo anterior

Artículo siguiente

Artículos relacionados

Únete a +2K emprendedores e inversores en España

La newsletter semanal del Oasis con contenido exclusivo para la comunidad